De aventuras con un Monarca; familia venezolana en el Monarch de Pullmantur.

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

De aventuras con un Monarca; familia venezolana en el Monarch de <a class="pintag searchlink" data-query="%23Pullmantur" data-type="hashtag" href="/search/?q=%23Pullmantur&rs=hashtag" rel="nofollow" title="#Pullmantur search Pinterest">#Pullmantur</a>.:

Siempre la espera se hace eterna, larga y tediosa; al punto tal que contar los días se va haciendo rutina. Éste es un pequeño relato de nuestro viaje a bordo del Monarch, viaje tan esperado y anhelado por mí (quién ahora les relata) y que no era más que la repetición de una sabrosa vida para mis acompañantes (padrinos y demás familiares). ¿Con quiénes compramos? Con la agencia Atom Travel, quién permite reservar por adelantado e ir pagando con 45 días de antelación al viaje.

Nuestro embarque se efectuó en el Puerto Marítimo Dr. José María Vargas, en La Guaira. Allí fuimos sometidos a una corta espera que luego llevaría a la facturación de maletas, revisión de INTERPOL y pago de la tasa de salida, que se sitúa en 600bs por pasajero.

Importante es referirnos a los conocidos paquetes de bebidas a bordo del Monarch, y es que nosotros compramos antes de que se cambiase la modalidad a Pensión Completa, y por ende se nos fueron entregados unos tickets que debíamos intercambiar en la Discoteca Cyan en la Cubierta Número Ocho – Popa.

El puerto está en buenas condiciones, posee aire acondicionado, bancas para esperar, baños limpios y una hermosa vista que te permite observar cuando va llegando el gran Monarca de los Mares (como su anterior nombre en inglés indicaba “Monarch Of The Seas”)

Es impresionante ver llegar el barco y quedarte boquiabierta al verlo tan majestuoso, imponente, grande… ¡Una hermosura total! Para el chequeo van llamando de diez en diez, lo cual hace que el proceso sea más corto y prontamente estés pasando por inmigración para luego abordar y decir: “Lo hemos logrado… Estamos dentro”

Nuestro grupo estaba compuesto por seis personas, de los cuales cinco eran adultos ya (no viejos) y yo eran el único “chamito” del grupo. En el barco se pueden apreciar todas las nacionalidades, idiomas, caras, credos; una síntesis de lo que es nuestro continente.

Cuando se embarca se tiene la oportunidad de poder llegar a comer Pizzas, ubicadas en el Buffet Panorama, Cubierta 11 segundo piso. Son muy ricas, la más común es la Margarita que nunca habrá de faltar.

La Comida en el Monarch:

Siempre había leído que la comida era la misma cartilla todos los días, especialmente en el desayuno. Durante una semana observé lo mismo, huevos revueltos, especies de arepas venezolanas, papas asadas, otras veces fritas, salchichas, todo tipo de jamón, queso, café, jugos naturales, tés… Pero, querido amigo crucerista, la variedad la hacemos nosotros.

¡No saben lo rico que es un cereal con yogurt! ¡O una ensalada de fruta…!

Les invito a cada día hacer de su desayuno algo diferente. Hay que saber ser cocineros, y jugar con lo que se tenga en la mano y en el momento.

La Cena A Bordo:

Dos opciones, totalmente diferentes una de otra…

Por una parte está el Buffet Panorama, Cubierta 11, donde se te ofrece una extensa gama de comidas y dónde te sirves a tu gusto. Muy rica la comida en ese sitio.

Y por otro lugar están los Restaurantes Boreas, en la Cubierta 4, y el Auster en la Cubierta 3, cerca de la Galería de Fotos.

Allí conseguirán comida gourmet, es decir: bien elaborada, presentada delicadamente, pero en porciones resumidas. Buenas entradas, excelentes platos fuertes y una delicatez en postres. La atención del personal de mesoneros es posible calificarla en 20 y hasta más.

Bebidas:

“¡A gozar de las bebidas!” fue lo primero que se vino a nuestra mente tras haber abordado. Cada bebida tiene un toque especial, pero hay que saberse identificar con alguna. Recomiendo el Tinto de Verano, Tequila Sunrrise, Feliz Crucero, Mónaco, Panache y Tequila seco… Un buen sitio para degustar las bebidas es el Bar Fragata, ubicado en la Cubierta 5. Allí se encontrarán con un ambiente bastante cálido y tranquilo, a pesar de que al lado encontrarán el Sport Bar y el Casino del Mar.

Los paquetes de bebidas son el Guppy, Plus y Premium. Desde que abordas hasta que desembarcas te los ofrecerán. Averigüen bien los precios, pues el Plus salía en un aproximado de 20$ p/d/p.

Noche del Capitán:

Y es que antes de embarcar me dijeron: “Ya verás que perderemos el tiempo…”

Pues nos equivocamos. La Noche del Capitán fue excelente, un grandioso show en el Teatro Broadway donde el Capitán Augusto Neto se toma fotos con todos los pasajeros y luego se convierte en showman para hacer reír a todos los allí presentes. Una noche para reír hasta más no poder.

Los Shows:

Gustav y sus muñecos hacen un grandioso trabajo. Aunque los equipos visuales, cantantes y actores del elenco del Monarch siempre dan lo mejor de ellos para dejar gratas impresiones en sus espectadores. No se pierdan los shows, los horarios son: 8:30 PM el primer show. 9:45 PM el segundo show.

Miércoles en Curazao:

A las 8:00 am se está llegando al Puerto de Willemstad, en Curazao. Desde la Cubierta 12 puedes observar la hermosa Antilla Mayor Holandesa, la más grande en extensión. Personalmente no tomamos excursión, aunque abajo te promocionan excursiones que van desde los 10$ hasta los 20$, algo más barato que en el departamento de excursiones. Nos fuimos a Punda, cruzando el Puente Reina Emma. Ahí se puede encontrar Penha, donde siempre hay ofertas de cremas y splash de 5 por 37$ ¡aprovechen y resuelvan sus regalos! Todo lo hicimos caminando. No tomamos excursiones.

Jueves de Alta Mar:

Día para tres cosas: o duermes, o te recorres todo el barco o te vas a la piscina a tomar sol. Yo hice las dos últimas. En la piscina se pasa muy rico, el sol del Caribe bronce rápido (demasiado rápido) No te aburres, pues siempre hay eventos como la Miss Monarch.

Viernes en Colón:

Aquí se da vida todo amante de la electrónica, y de las buenas marcas. Panafoto, que se encuentra en el Centro Comercial Colón 2000, a solo unos metros del barco, ofrece de todo tipo de electrónicos a buenos precios. En la Zona Libre también encontrará marcas, buenos precios y se dará cuenta de cuán limpio es el lugar. Aquí tampoco tomamos excursiones, más bien nos medimos el tiempo para poder estar ahí y conocer.

Sábado en Cartagena de Indias:

Se llega al mediodía, y desde que vas llegando se puede apreciar el contraste de los altos edificios con una ciudad colonial. Aquí si tomamos un tour en chiva por solo 20$ p/p que nos llevó a los lugares más resaltantes de esta ciudad; La Ciudad Amurallada, Las Bóvedas, El Museo de la Esmeralda, La Cartagena nueva, la Línea Costera y a un centro comercial llamado Plaza Mall donde hay de todas las marcas… Solo que se deben cambiar los dólares por peso y la Western Union se encontraba cerrado.

Domingo de Alta Mar:

Más diversión. Más bebedera. Más comedera… Más dormidera y todo lo que pueda terminar en era y sea bueno.

Lunes en Aruba:

Mágica y hermosa isla. Aquí también se llega alrededor de las 8:00 am y da chance de comer bien para darle duro a la caminata. No tomamos tour, pues nos decidimos en caminar las calles de Aruba y tomar un trencito que llega hasta el Puerto de Oranjestad y es gratis. Encontrarán un boulevard dedicado al comercio, ropa y todo tipo de suvenires que quepan dentro de la maleta. Aquí nos dimos el lujo de almorzar y volver a bajar, para seguir de compras, pues había sido el único lugar donde las tarjetas de crédito pasaron.

El personal y su atención:

No porque esté de último sea importante, el personal del Monarch te atiende de maravilla, como un rey. Todos ellos siempre dispuestos a atender las necesidades de los pasajeros, a hacerlos sentir como en casa. En el Bar Fragata se encuentra Deysi Elizabeth, una chica cuya nacionalidad no recuerdo, pero que es bastante atenta. En el Rest. Boreas está Adalberto y Luis Figueroa que son de una calidad en su servicio que impresiona. Zarabel también es al ciento por ciento en su calidez humana. ¡Buen servicio para un buen barco!

Recomendaciones:

– Mucho buen ánimo y bastantes energías para el momento de embarcar

– Una dieta de al menos dos semanas, porque falta estómago para comer

– Ropa cómoda para las excursiones, playera para los días de navegación y casual para las cenas.

– Bloqueador solar y lentes

– Pilas y cargadores extras.

– Medicamentos para el reflujo, indigestión, malestares generales no estaría de más.

Observación:

– El agua que ponen en la cabina tiene un coste de 2.50$

 

Compartelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *